Alarma

Cómo funciona un botón de pánico para una casa

La presencia de un botón de pánico puede resultar esencial en caso de alguna situación de emergencia o amenaza. Gracias a esta sencilla pero sumamente útil herramienta, muchas personas han salvado sus vidas, y hoy te contamos cómo funciona.

Qué es un botón de pánico

Un botón de pánico es un dispositivo de seguridad diseñado para atender el requerimiento de una persona ante una situación de alerta.

Los botones de pánico son pequeños dispositivos que caben en la palma de la mano y constan simplemente de un botón para ser pulsado. Además, suelen estar integrados a otros esquemas de seguridad, tales como un sistema de alarma.

El botón de pánico puede ser de gran ayuda, por ejemplo, en caso de una intrusión a una casa o establecimiento, un intento de robo o secuestro, así como también ante una eventualidad de mayor magnitud, como un incendio, inundación o derrumbe de una edificación.

Funcionamiento de un botón de pánico

El botón de pánico se activa cuando es pulsado por el usuario, lo que debería ocurrir en caso de alguna emergencia o situación que amerite su uso. Cuando esto ocurre, el dispositivo emite una señal de alerta que se encarga de activar un sistema de alarmas al que se encuentre integrado.

Por otro lado, luego que el botón de pánico ha emitido la alerta, esta es receptada por un centro de monitoreo de seguridad, el cual se encargará de brindar asistencia en la situación para verificar su autenticidad, en caso de ser posible. Idealmente, esto se hará mediante las cámaras de seguridad dispuestas en el lugar.

funciona un botón de pánico

De ser veraz la emergencia o amenaza, el personal del centro de monitoreo y recepción de alarmas se encargará entonces de gestionar el procedimiento pertinente, por lo que puede requerirse la presencia de cuerpos policiales, bomberiles, ambulancias, entre otros.

Como se ha visto, el funcionamiento de un botón de pánico es realmente sencillo, y prescinde del uso de contraseñas o códigos especiales, lo cual podría complicar la situación del usuario, quien al verse envuelta en una situación atemorizante podría introducir los dígitos de manera incorrecta.

Precisamente la sencillez del botón de pánico genera la necesidad de usarlo de manera responsable, porque, de otro modo, se estarían generando alarmas falsas que comprometerían recursos humanos valiosos de manera innecesaria, mientras en otro lugar pudiese presentarse una emergencia o amenaza real.

Otros aspectos del botón de pánico

Tradicionalmente, el botón de pánico ha sido utilizado para atender emergencias causadas por terceros o por la naturaleza. Sin embargo, este dispositivo también cuenta con otros usos en los que la emergencia puede generarse en nosotros mismos.

Puede ser el caso de un percance de salud que ocurra inesperadamente en nuestra propia casa, por mencionar alguno. En esta situación, pulsar el botón de pánico puede ayudarnos a obtener asistencia inmediata por parte de algún servicio médico.

De igual manera, el botón de pánico puede resultar muy útil para personas de la tercera edad con una condición de salud complicada, personas con trastornos psicomotores, personas que vivan solas, entre otros.

Otra de sus grandes ventajas, es la posibilidad de operar complementariamente con otros sistemas de seguridad, lo que incrementa el resguardo de las personas, sus bienes y las instalaciones donde se encuentren, permitiendo dar amplia respuesta a amenazas de una manera mucho más rápida y eficiente.

Finalmente, el botón de pánico resulta de gran utilidad en un escenario donde no contemos con acceso a internet o señal de telefonía, lo que impediría que podamos comunicarnos directamente con los cuerpos de seguridad para atender cualquier tipo de evento adverso.

También pueden interesarte

Publicar un comentario

Tu email no será publicado.

SOBRE NOSOTROS

El Grupo PROTEK se compone por distintas empresas que ofrecen servicios integrados, con la misión de proteger a clientes y bienes, a la vez que brindan mayor tranquilidad y una mejor calidad de vida.

CONTACTANOS

Seguinos en Facebook